UN COMBATIVO HERBALIFE GRAN CANARIA VENDE CARA SU DERROTA EN SAN PETERSBURGO (90-85)

LOS DE CASIMIRO FUERON A REMOLQUE DURANTE TODO EL PARTIDO Y LLEGARON A EMPATAR EL CHOQUE EN EL ÚLTIMO CUARTO, PERO NO LOGRARON LLEVARSE EL TRIUNFO.

Se antojaba una misión casi imposible la del Herbalife Gran Canaria en San Petersburgo. Tocaba rendir visita al Zenit, invicto como local en lo que llevamos de curso tanto en VTB League como en 7Days EuroCup. Había que hacerlo sin el máximo anotador, Marcus Eriksson; y sin el ala-pívot Pablo Aguilar. Como rival, un equipo con jugadores como Simonovic, Karasev, Reynolds… O, por supuesto, Kyle Kuric.

La salida de los de Casimiro fue positiva, con una buena dinámica defensiva. Esto permitió correr a los amarillos, que tras una canasta de Eulis Báez (2-7, minuto 2) construían una rápida y corta ventaja en el marcador. Duró poco y la medicina del conjunto dirigido por Karasev fue, precisamente, la que suele acostumbrar a recetar los grancanarios: transiciones rápidas con ataques de pocos segundos. Scottie Reynolds dirigió con acierto y anotó desde el exterior para, poco a poco, ir abriendo la brecha.

El americano clavó dos triples consecutivos y luego asistió a Lazarev para obligar a Casimiro a pedir tiempo muerto tras un parcial de 10-2. El parón sirvió para que los claretianos mejoraran prestaciones defensivas, pero en ataque los tiros no acababan de entrar. Se había hecho un buen trabajo específico sobre Kuric, pero el examarillo anotó su primera canasta para cerrar el primer acto y mandar a los suyos con una ventaja de dobles dígitos (25-15).

Coincidía el término del cuarto con la máxima diferencia, pero esto no amedrentó a un correoso Herbalife Gran Canaria. A falta de brillo, los de Casimiro mostraron una actitud encomiable ante un equipo en gran dinámica de acierto. DJ Seeley, voluntarioso pero desacertado en la primera mitad, anotó en el compás inicial del segundo período. La defensa amarilla apretaba pero Kyle Kuric, que nunca entendió de presiones, mantenía los diez de distancia (32-22, minuto 14) con un triple al final de la posesión.

Zenit siguió jugando con un buen acierto pero Herbalife Gran Canaria, defensa a defensa, fue cogiendo ritmo. Xavi Rabaseda firmó buenas acciones defensivas refrendadas luego con un triple. Drew Gordon volvía a disparar al conjunto local, pero los isleños no le perdían la cara al encuentro en ningún momento. McKissic, que había anotado la primera canasta de la noche rusa con un lanzamiento desde más allá de 6,75, repitió acierto. A base de esfuerzo y concentración, el conjunto de Casimiro llegó al descanso a tan solo cuatro puntos (46-42).

ESFUERZO INSUFICIENTE

En el arranque del tercer acto, una canasta de Shaq McKissic (autor de 16 puntos) permitió a los isleños colocarse a tan solo dos puntos. Fue un espejismo. Herbalife Gran Canaria y Zenit intercambiaron golpes con un ritmo trabado pero constante. Sin embargo, fueron los rusos quienes se aprovecharon de esta situación para volver a coger ventaja en el marcador. Oriol Paulí y DJ Seeley erraron dos triples completamente solos y Karasev, desde la línea, anotó tres tiros libres para volver a poner una diferencia de dobles dígitos. Una penetración de Reynolds (63-50, minuto 27) daba la mayor ventaja a los locales en la noche.

Pero en el enésimo ejercicio de resiliencia, la escuadra claretiana fue capaz de recuperar el terreno perdido. Cual ciclista escalador a la sombra de un competidor, los grancanarios fueron haciendo la goma y volvieron, nuevamente, a meterse de lleno en el partido. Los mejores minutos de Pasecniks y una canasta de DJ Seeley volvieron a colocar a los visitantes a solo dos puntos antes de que Karasev, tras rebote ofensivo, cerrara el cuarto (65-61).

La salida de los de Casimiro en el último parcial fue brillante. Balvin hundió un balón que había capturado tras un fallo propio, y Rabaseda, después de rebote defensivo, corrió la pista para ponérsela muy arriba a Pasecniks. En cuarenta segundos los isleños igualaban y Karasev, técnico local, se veía obligado a parar el partido con empate (65-65, minuto 31).

Zenit volvió a estirarse y llegó a estar seis arriba tras una canasta de Reynolds, que acabó la velada con 21 puntos y 6 asistencias; pero Herbalife Gran Canaria, nuevamente, se mostró un púgil difícil de tumbar. La altura de Balvin y Pasecniks, claramente cansados en el último cuarto, fue un factor explotado por los amarillos para reengancharse al encuentro (73-73, minuto 35) e igualar el marcador a cinco minutos del final.

Pero el 73-73 fue el último empate. No llegó a ponerse por delante el Herbalife Gran Canaria y no lo haría. Solo un triple de Báez a dos minutos del final que significaba el 82-79 daba algo de esperanzas a un conjunto amarillo extasiado e incapaz de lograr culminar la remontada. Lo peleó hasta el último segundo el equipo de Casimiro, pero Karasev, soberbio con 21 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias, finiquitó el choque en los instantes finales. Herbalife Gran Canaria pierde así el liderato y se queda a un triunfo de Zenit, al que al menos tiene el ‘average’ ganado.

 

0 Comments